Te recuerdo...








Este gesto quizás no sirva de mucho, 
de hecho parece que produce un efecto llamada, 
pero siempre será mejor que permitir que sigan impunes todos esos lobos con piel de cordero que tenemos mucho más cerca de lo que podemos imaginar.

Cómo es posible que la misma persona 
que utilizaba las iniciales de su nombre para dibujar un corazón 
o para enviarte un beso, 
se transformara en un ser sin escrúpulos, 
capaz de acabar contigo,
 de destruirte .
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario